13.04.2015

Alejandro Ortiz: “El huevo o la gallina”

TwitterFacebookWhatsApp

Alejandro Ortiz

Nací en Talca, región del Maule. Estudié licenciatura en Artes Plásticas, mención Pintura, en la Universidad de Chile. He recibido entre otras distinciones: mención honrosa concurso Arte para la Ciencia, organizado por CONICYT; premio de honor 2° salón Grupo Tanagra, Chillán; primer lugar concurso de pintura “Valdivia y Su Río”, todas en 2013; seleccionado chileno concurso Iberoamericano de pintura fundación Aerolíneas Argentinas, Argentina, en 2002; mención honrosa concurso nacional de pintura “El color del Sur”, en 2004; primera mención honrosa concurso internacional de pintura Valdivia y su Río, categoría in-situ; primer lugar concurso nacional de pintura Pintando Melipilla en 1999; segundo lugar concurso nacional de pintura “El Caballo Chileno” en 1995.

Individualmente, he realizado cinco exposiciones, de las que destacan “Mirada Local”, en octubre de 2005 en la Galería Espacio Cultural Arcos en Santiago, y las realizadas en julio de 2002 en la Sala de Artes Moneda del Instituto Chileno Norteamericano de Cultura y en la sala Ante-Sala de la Municipalidad de Viña de Mar en septiembre de ese año. En forma colectiva he participado en más de 60 exposiciones a lo largo de todo Chile, contando con muestras de este tipo en Argentina, Brasil, España, Francia, México, Dinamarca y Argelia. He participado en numerosas ferias de ferias de Arte como FAXXI 1, 2 y 3 en Chile y Art Palm Beach, en West Palm Beach, Florida, EE.UU.

En 2008 fui invitado por la ciudad de Livry Gargan, París, Francia, para la realización de una pintura de gran formato, la que se encuentra actualmente en exposición permanente en el edificio de dicha municipalidad.

Fui representante de la Asociación de Pintores y Escultores de Chile (APECH) y en la Comisión Nemesio Antúnez, entidad que agrupa a cuatro ministerios y cuatro asociaciones gremiales de artistas y cuya labor es incorporar arte al espacio público del país.

Experiencia con Fundación Chilenter

Lo que me motivó a aceptar esta invitación fue, en primer lugar, la gran consideración que tuvo Chilenter al pensar en los artistas para hacer conciencia respecto a un asunto medio ambiental tan complejo y relevante. En segunda instancia, contribuir en la visibilización creativa de una institución que hace un gran aporte en la democratización del acceso a la tecnología y, a la vez, ayuda en la solución al enorme problema de los residuos tecnológicos. Otro importante impulso fue trabajar el volumen con materiales muy complejos y desconocidos.

La obra: El huevo o la gallina
Alejandro Ortiz-El Huevo o la Gallina_edited

Con mi obra pretendí generar un volumen simple a partir de la generación de un módulo que al irse entrelazando formara una forma nueva, un objeto que a su vez se emancipará conceptual y visualmente de su origen para tener diferentes potenciales expresivos.

Su nombre hace referencia a su forma y a la motivación simbólica que consistía en iniciar un nuevo ciclo a partir de la transformación del material.

Su realización involucró unas 70 horas de trabajo, ya que implicó la extracción de las piezas, su limpieza, corte y ensamblaje posterior, todo esto, además porque me autoimpuse la no utilización de ningún otro material que no fuera reciclado.

A modo de conclusión puedo decir que la toma de conciencia respecto las diversas soluciones a nuestros problemas medio ambientales, implican una gran energía creativa y la colaboración de todos los agentes sociales, que la contribución del arte y de los artistas en aspectos tan complejos como son los de la reutilización de los residuos tecnológicos es posible con la disposición de las partes y la generación de los espacios necesarios.

TwitterFacebookWhatsApp