14.04.2015

Andrés Peñaloza: “Vigía”

TwitterFacebookWhatsApp

Andrés Peñaloza

Nací en Santiago, región Metropolitana. Desde niño crecí en un mundo relacionado con el arte (madre pintora y padre cineasta), rodeado de cuadros, películas y música. Siempre tuve muchos intereses, y aunque nunca tuve realmente claro si me llamaba la atención el mundo del arte, tuve algunos acercamientos a éste en mi adolescencia a través de la ilustración de libros infantiles para la escritora Elisa de Paut (Historias de una Gotita de Agua y La Tierra Mágica).

No fue sino hasta muchos años después, luego de haber estudiado dibujo técnico arquitectónico y diseño industrial en la universidad, y de haber viajado a Europa, en donde pude visitar museos y galerías, que aparece la verdadera necesidad de incursionar en el arte.

En 2007, después de un año de estar dedicado a aprender diversas técnicas, mi madre me invita a exponer con ella en Galería Praxis, en una exposición Madre-Hijo, lo que entrega un impulso gigante a mi trabajo.

Hoy sé que mi vocación es la pintura, y trabajo diariamente sobre telas, papel o el soporte que esté de turno, plasmando sobre ellos lo que pienso, imagino o simplemente quiero transmitir, sin prejuicios, formas o conceptos preestablecidos.

Mi último trabajo continúa dentro del expresionismo abstracto, pero esta vez basado en la utilización de materiales poco convencionales como el cloro, la tiza y el aceite, los que junto a pigmentos como óleo, acrílico y acuarela junto a soportes no tradicionales como papeles sintéticos, van paulatinamente guiando la obra en una dirección que no necesariamente es la inicial.
Esta incertidumbre hace que el trabajo sea sumamente entretenido.

Junto a lo anterior, sigo en la búsqueda a través de la mancha de aquel paisaje no obvio pero reconocible en algún lugar de nuestros recuerdos.

Experiencia con Fundación Chilenter

Estoy profundamente agradecido que me consideraran para participar de este proyecto, para mí fue muy gratificante ser parte de esta convocatoria, en la que se unen tantos aspectos positivos.

Como ejercicio artístico fue un desafío, más aún el trabajar con materiales de reciclaje, si le sumamos las locaciones en donde se exhibieron las esculturas. Patio de Los Naranjos del Palacio de la Moneda, Centro Cultural Estación Mapocho y Fundación Telefónica.

Valoro también el trabajo de los equipos tanto de la Dirección Sociocultural como de la Fundación Chilenter, ambos muy comprometidos y extremadamente atentos a todo lo que pudiésemos necesitar. La verdad que fue un lujo y un privilegio haber aportado con el proyecto.

Gracias y espero que esta iniciativa sea el comienzo de proyectos tan estimulantes, por el lado artístico, en donde aspectos de creatividad, sustentabilidad y cooperación se juntan.


La obra: Vigía

Andres Peñaloza-Vigía_edited

Vigía, mi propuesta de escultura, fue desarrollada en base a potenciar y dignificar el residuo tecnológico, con esto me refiero a que si bien es material de reciclaje, la idea fue que en una primera impresión, hablara sólo la forma y el volumen por si solos y que luego de un par de lecturas, el espectador comenzara a descubrir de qué elementos está construida.

En cuanto a lo formal, mi idea fue siempre crear una escultura lo más limpia y clásica posible: volumen, vacío y conexión.

Me pareció muy atractiva la idea de construir un tótem, de ahí el nombre vigía, en donde la limpieza y solidez del aluminio combinado con el cobre, como elemento de conexión y de identidad nacional, intenta de algún modo dar la sensación de perpetuidad de la obra.

TwitterFacebookWhatsApp