13.04.2015

Claudia Adriazola: “Silla de Playa”

TwitterFacebookWhatsApp

Claudia Adriazola

Nací en Viña del Mar, región de Valparaíso. Soy pintora, y licenciada en Artes de la Universidad de Chile. Actualmente, soy la secretaria general de la Asociación de Pintores y Escultores de Chile (APECH).

Mi trabajo incluye numerosas exposiciones colectivas, la mayoría convocadas por la APECH en homenaje a escritores o artistas nacionales. También he participado en exposiciones individuales, he participado en concursos de pintura y he realizado docencia universitaria.

Trabajo gran parte de mi obra con la milenaria técnica egipcia de pintura encáustica, que consiste en crear sobre la base de cera virgen de abeja expuesta al calor, más pigmentos naturales y trementina. Mi obra se caracteriza por ser gestual y matérica. Soy pintora de paisajes urbanos, de presencias y ausencias. De lo cotidiano sin caer en la costumbre; de lo simple, con todas sus complejidades.

Mi obra tiene un relato y un paisaje de más de 25 años. El gesto recorre impúdico casi toda mi obra. Gesto que es un guiño ligero, una nostalgia húmeda, un recuerdo después de olvidar el camino. Una paleta manchada que hiere la tela. Pero también es la sombra que a regañadientes permite que llegue la luz allí donde nadie llegó.

Mis selecciones y premios son:
XXXVI Salón de Viña del Mar. Bienal Nacional de Pintura. Casino de Viña del Mar.
Mención de honor, XXXV Salón Nacional de pintura. Casino de Viña del Mar.
Primer Premio. Encuentro de Pintura In Situ, “El Totoral”.
XXXIV Salón de Viña del Mar. Bienal Nacional de Pintura.
XXXIII Salón de Viña del Mar. Bienal Nacional de Pintura.
Primer Premio. Concurso de afiches, “A 30 Años, aún creemos en los sueños”. Revista Le Monde Diplomatique. Chile.
Concurso Nacional de Pintura. Organizado por Cordam y Telefónica.
Concurso de adquisición Integramédica. Organizado por la Facultad de Artes U. de Chile
VI concurso Nacional de Pintura “El color del Sur”, Municipalidad de Puerto Varas.

Experiencia con Fundación Chilenter

Acepté con gusto la invitación de la Fundación Chilenter. Creo que es una gran iniciativa para crear conciencia sobre la utilización y la existencia de los residuos tecnológicos, como también poder difundir la obra de artistas nacionales. Creo que, de cierta forma, hay una similitud entre los residuos y artistas, porque ambos necesitan generar mayor visibilidad, más espacios de exhibición y más conocimiento por parte del espectador y la ciudadanía.

En relación al material utilizado en la creación de la obra, creo que las teclas blancas y negras permiten acercarse un poco más a lo pictórico que otros elementos, y camuflarse, de tal forma, que al mirarlas en conjunto se percibe algo totalmente diferente para lo que fueron diseñadas. En concreto, esto es uno de los sentidos de toda pintura: engañar al ojo, generando espacios visuales tridimensionales en soportes que son bidimensionales.

Claudia Adriazola-Silla de Playa_edited



La obra: Silla de Playa

Mi escultura/instalación está elaborada en base a tejido de teclas blancas y negras, que citan la típica lona a rayas de la silla de playa. En definitiva, es una reflexión sobre el oficio, la manualidad, la función y el objeto en sí. Esta instalación siempre recrea una pausa, en un espacio siempre de tránsito y tensión como es el Palacio de la Moneda, el Centro Cultural Estación Mapocho o el Espacio Fundación Telefónica. Considero que las teclas blancas y negras hacen que el espectador pueda apreciar algo más pictórico, que con otros residuos electrónicos. Y como decía, se funden y camuflan al ojo humano que, al apreciarlas en conjunto, reflejan una superficie con ritmo, relieve y uniformidad, generando algo distinto a lo que representa este elemento como teclado.

TwitterFacebookWhatsApp