27.01.2014

El desafío de reconectar a las personas con el patrimonio natural

TwitterFacebookWhatsApp

El 17 de enero de 2014. Con gran asistencia se realizó el Coloquio “Áreas Protegidas: Patrimonio Natural de Chile”, donde expositores, académicos y especialistas en el tema dialogaron con el público sobre la diversidad biológica y su importancia para el entorno, la vida humana y el desarrollo sustentable de la sociedad, quedando de manifiesto la urgencia de que los ciudadanos  asuman su rol en la conservación de la biodiversidad.1

Organizado por CONAF, Fundación Telefónica, el Ministerio del Medio Ambiente (MMA) y el Proyecto GEF-SNAP, el Coloquio “Áreas Protegidas: Patrimonio Natural de Chile” fue la actividad de cierre de la exposición “En la Orilla del Silencio”, del fotógrafo y naturalista chileno Claudio Almarza, en la que a través de fotografías e información científica difundió la enorme riqueza biológica del Parque Nacional  Torres del Paine. Un objetivo que fue alcanzado, ya que la muestra la visitaron más de 5.000 personas durante dos meses.

Justamente, para reflexionar sobre las áreas protegidas y su importancia para la conservación de la biodiversidad de nuestro territorio se realizó este coloquio. Fernando Valenzuela, Coordinador Nacional del Proyecto GEF-SNAP “Creación de un Sistema Nacional de Áreas Protegidas”, recalcó en la bienvenida el gran desafío que significa acercar a los chilenos a la valoración del patrimonio natural, “el país requiere que todo su territorio sea capaz de realizar un aporte a la sustentabilidad y, para ello, se necesita superar la visión de las áreas protegidas como espacios naturales alejados de las personas, y avanzar en una visión en la que las personas las sientan propias”. Esto dentro del marco de una política pública enfocada a incrementar la valoración social de la biodiversidad, “como patrimonio de todos los chilenos y como fuente de desarrollo humano para las actuales y futuras generaciones”.

Para el primer expositor, Javier Simonetti, destacado biólogo y profesor del Departamento de Ciencias Ecológicas de la Universidad de Chile, ese cambio de paradigma es el desafío que enfrentamos hoy, ya que la sociedad en su conjunto aun no entiende lo que significa biodiversidad ni que vivimos en un ecosistema donde todos somos seres interdependientes. “Frente a este patrimonio silencioso que es la naturaleza, la gente pasa como si nada. Por eso necesitamos con urgencia reconstruir los nexos. Darnos cuenta que la diversidad biológica es un fuerte proveedor de servicios. Volver a ponerla dentro del formato cultural, valorarla como parte de nuestra identidad. No ponerle precio, sino que ponerla en valor, que signifique algo para nosotros, porque ella determina nuestro estado de bienestar”.

Y es que según Simonetti, todas las economías del mundo sumadas “no serían capaces de pagar los servicios que valorados económicamente nos presta la diversidad biológica”. Basta con pensar en los polinizadores naturales, de los cuales depende el 70% de los cultivos del mundo. Por eso Simonetti insiste en entender la biodiversidad como lo que es, “un elemento consustancial para el desarrollo sustentable de este país. Un patrimonio natural y un patrimonio cultural, a nivel de los genes, de las especies, de los ecosistemas”.

Claudio Cunazza, Jefe del Departamento de Conservación de la Diversidad Biológica de la Gerencia de Áreas Silvestres Protegidas de CONAF, en su exposición concordó con la mirada de Simonetti, pues además del trabajo de conservación que hace CONAF, en las ya 101 áreas protegidas del SNASPE, la institución busca responder a la necesidad de la gente de estar en contacto con la naturaleza para mejorar, a través de ello, su calidad de vida. Y para eso recalcó que se necesita masificar ese contacto desde una visión país, desde el Estado, desde la educación, para que así haya una mayor participación de la ciudadanía. “Las áreas protegidas conservan la diversidad biológica, pero deben ir más allá. Deben relacionarse con la comunidad para hacer que ella misma nos ayude a conservarlas, a defenderlas y a hacerlas parte de su vida diaria”.

El tercer y último expositor, Jorge Razeto, antropólogo de la Universidad de Chile, abarcó el tema desde la perspectiva humana, tomando como ejemplo casos de comunidades locales que se han convertido en guardianes de su riqueza cultural y natural, defendiendo su territorio y convirtiéndose en sus protagonistas. Recordó que en Chile hay cientos de comunidades que están tratando de conservar su patrimonio, pequeñas iniciativas desconocidas que involucran grandes territorios. “Son gente pobre, humilde que no tiene recursos, pero que saben el valor de lo que tienen. Son grandes conocedores de su flora, fauna, de los sitios arqueológicos, y son ellos los que dan los insumos para que los investigadores puedan aplicar sus conocimientos técnicos en estos lugares”.

Razeto, quien trabaja principalmente con comunidades de montaña, investigando y asesorando en las relaciones de ambiente, sociedad y cultura, destacó la Comunidad Agrícola Serranía del Asiento, que gestionó el Santuario de la Naturaleza «Serranía del Ciprés», en las cercanías de San Felipe (1.070 hectáreas de bosque de ciprés de la cordillera) y la Comunidad Campos de Jahuel, que  logró establecer al sector El Zaino-Laguna Copín como santuario de la naturaleza, salvaguardando 8 mil hectáreas de un ecosistema único de montaña, con un humedal de altura, todo ello a través de la autogestión.

Las reflexiones y ejemplos de los expositores dejaron al público del coloquio muy motivado para tomar su rol en la valoración de nuestra biodiversidad y, como resumió el moderador Diego Flores, Jefe de la Sección de Áreas Protegidas del Ministerio del Medio Ambiente, a abrir el diálogo social respecto a la necesidad de crear un Sistema Nacional Integral de Áreas Protegidas, construyendo una política pública sólida en este tema, que abarque todas sus dimensiones sociales e implicancias para nuestro  desarrollo sustentable.

 

Proyecto GEF SNAP, para la Creación de un Sistema Nacional de Áreas Protegidas para Chile

TwitterFacebookWhatsApp