14.04.2015

Isabel Viviani: “Babel (lenguajes cifrados)”

TwitterFacebookWhatsApp

Isabel Viviani

Nací en Santiago, región Metropolitana. Soy diseñadora gráfica de la Universidad de Chile. También estudié arte, pintura y escultura en México D.F., llegando a ser directora del COMAV (Consejo Mundial de Artistas Visuales).

Artista adscrita al realismo mágico, mis obras se inspiran en la cultura popular Latinoamericana, donde el color, la textura y el sincretismo se manifiestan en figuras y fondos de múltiples lecturas.

En mis creaciones se presentan personajes fantásticos que conviven en mundos reales o viceversa, sin sorprender a los protagonistas de las obras, pero sí al observador objetivo.

Parte importante de mi obra se ha inspirado en escritores latinoamericanos que también rescatan este lenguaje, estableciendo así un dialogo libre de asociaciones donde los soportes utilizados -bi y tridimensional- son un personaje más de las mismas.

Entre mis exposiciones destacan: Macondo/ Bomarz (homenaje a Gabriel García Márquez); Los Versos del Capitán, mapa del amor (homenaje a Pablo Neruda): Ayer, un año y Ciao Emar! (homenaje a Juan Emar).

También he realizado exhibiciones individuales en Florencia, Italia; New York y Miami, Estados Unidos; México DF, México; Buenos Aires, Argentina y Santiago, Talca y otras ciudades de Chile, además de innumerables exposiciones colectivas.

Mis obras forman parte de diversas muestras de arte urbano, destacando la serie de cinco murales monumentales realizados en la comuna de Colina.

También soy gestora cultural, curadora de exposiciones, directora y profesora de taller de creación plástica.

He sido distinguida con el premio Regional del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes por Guión Visual.

Experiencia con Fundación Chilenter

El concepto de lo “inservible”, lo “desechable”, lo “prescindible” -que cada vez se impregna más y más en nuestro diario vivir- me llevó a cuestionarme el fondo más que el soporte, el contenido más que el continente, a desafiarme de qué decir con aquello que ya nada dice.

Este desafío que me presentó Chilenter, me dio la oportunidad de responder -desde mi perspectiva- algunas de las preguntas cruciales de hoy: ¿Nos estamos comunicando entre nosotros, o sólo estamos transmitiendo mensajes sin importar ‘poner en común’ lo que decimos? ¿Trasciende el fondo o lo que importa es la forma? ¿Valoramos el nosotros o sólo el yo?

Entre todos los desechos tecnológicos busqué aquellos que mayor relación tuvieran con el ciudadano común. Los lectores de CD abiertos, vacíos, inservibles, me permitieron acentuar estos cuestionamientos vitales y a la vez construir una suerte de torre con movimiento ascendente que no llega a ninguna parte y en la que el hombre está presente, pero a la vez ajeno.


La obra: Babel (lenguajes cifrados)
Isabel Viviani-Babel_edited

Mi obra está inspirada en la expresión “Balbal”, que significa lenguajes diversos, y que reconocemos como una escalera que une el cielo y la tierra. El mundo de la tecnología también quiere alcanzar lo más alto en lenguajes, poder, sabiduría máxima.

Esta “escalera” sostiene y suspende los más diversos personajes que, unidos entre sí, intentan comprender este nuevo mundo.

Las expresiones de estos personajes, en un lenguaje burdo de color y textura, en contraposición con una estructura sólida y rígida, habla de la fragilidad del hombre en donde su fuerza está dada por la unión de unos con otros. El tiempo de construcción fue de alrededor 40 días.

La conclusión final es que el desafío de trabajar con materiales ajenos a los usuales, uniéndolos a los lenguajes personales, como el uso del papel maché, transforman y dan nueva vida a objetos destinados a un gran basurero tecnológico.

Así como los hombres “abandonaron” la Torre de Babel, así también estos objetos dejan de ser útiles y por tanto sólo queda lo más importante: el hombre, su creatividad, su color y su comunicación.

TwitterFacebookWhatsApp