11.11.2013

El Ojo Pensante, Juan Downey

TwitterFacebookWhatsApp

looking_glass_b_bigLa obra de Juan Downey se despliega a través de un amplio espectro de prácticas; dibujo, instalación, video, pintura. Asimismo aborda una serie de temas complejos y pertinentes en su momento acerca de la utilización de las nuevas tecnologías en el arte y las implicaciones que esto tendría en cuanto a su alcance y significación en un contexto más allá del espacio del museo. A inicios de su carrera en los años sesenta, Downey se interesó por el arte cinético y la tecnología; sus dibujos tempranos pronto dieron paso a instalaciones y esculturas electrónicas que involucraban la participación activa del espectador. En ese momento, el video comenzaba a ser utilizado por algunos artistas que vieron en el medio un enorme potencial. Downey comenzó a experimentar con el video desde muy temprano, y hoy es considerado uno de los pioneros de un medio que en ese momento se descubría a sí mismo. Con estas obras, fundamentales en la producción del artista, Downey se posiciona a sí mismo como un “comunicador cultural y un antropólogo estético activador, cuyo medio de expresión visual es el video”.

Las complejas transacciones de sentido producidas en ese encuentro entre el artista y el “otro” marcarían en lo subsiguiente el resto de su obra. A su regreso a Nueva York, a finales de los setenta, y hasta su muerte en 1993, Downey continuó realizando videos que reflexionaban sobre los medios, la cultura de masas y la representación, manteniendo esa posición de comunicador cultural y antropólogo estético al aproximarse a las grandes narrativas de la cultura occidental. Esta exposición reúne una serie de obras de Juan Downey representativas de sus diversos intereses y acercamientos al arte y a la cultura, así como de los diferentes contextos en los que el artista produjo su trabajo; en este sentido, una sección importante de la exposición está dedicada a las obras que a lo largo de su vida realizó sobre Chile. La exposición propone, sobre todo, una lectura de la obra del artista a partir de sus propios escritos y pensamiento. Formado como arquitecto, Downey también se interesó mucho en ideas relativas a la arquitectura sustentable y realizó dibujos y proyectos para edificios y ciudades que promovían el flujo de energía entre la naturaleza y las estructuras construidas por el hombre.

Formado como arquitecto, Downey también se interesó mucho en ideas relativas a la arquitectura sustentable y realizó dibujos y proyectos para edificios y ciudades que promovían el flujo de energía entre la naturaleza y las estructuras construidas por el hombre. Si bien Downey vivía y trabajaba en Nueva York, nunca perdió interés en Chile y en sus raíces latinoamericanas, y en 1973 se embarca en un viaje que lo llevaría desde Nueva York a diversas localidades en el continente Americano –México, Guatemala, Perú, Bolivia, Chile– registrando las culturas autóctonas de cada localidad y luego mostrándolas a sí mismas y a otras durante el viaje. Utilizando las capacidades del video como el “playback” y aludiendo a sus posibilidades topológicas Downey realiza la serie de videos que conforman la instalación Video Trans Americas. A raíz de este viaje Downey decide irse a la selva amazónica venezolana y reside allí durante varios meses entre los Yanomami, realizando uno de los cuerpos de trabajo más singulares de la historia del arte contemporáneo, en el que se intersectan los diversos intereses de Downey para desmantelar la pretendida objetividad de la observación etnográfica.

Downey se posiciona a sí mismo como un “comunicador cultural y un antropólogo estético activador, cuyo medio de expresión visual es el video”. Las complejas transacciones de sentido producidas en ese encuentro entre el artista y el “otro” marcarían en lo subsiguiente el resto de su obra.

A su regreso a Nueva York, a finales de los setenta, y hasta su muerte en 1993, Downey continuó realizando videos que reflexionaban sobre los medios, la cultura de masas y la representación, manteniendo esa posición de comunicador cultural y antropólogo estético al aproximarse a las grandes narrativas de la cultura occidental.

Esta exposición reúne una serie de obras de Juan Downey representativas de sus diversos intereses y acercamientos al arte y a la cultura, así como de los diferentes contextos en los que el artista produjo su trabajo; en este sentido, una sección importante de la exposición está dedicada a las obras que a lo largo de su vida realizó sobre Chile. La exposición propone, sobre todo, una lectura de la obra del artista a partir de sus propios escritos y pensamiento.

TwitterFacebookWhatsApp