13.04.2015

Karin Barrera: “Robotina y el diente de león”

TwitterFacebookWhatsApp

Karin Barrera

Nací en Santiago, región Metropolitana. Mis comienzos como artista fueron totalmente autodidacta. Por cinco años pinté y trabajé basándome en los maestros del arte nacional e internacional, lo hacía paralelo a mis estudios de Química. Eran tiempos diferentes cuando ser artista era mirado con extrañeza. Por ello, nunca pensé en dedicarme a esto profesionalmente, aunque mi talento y mi amor por el arte me decían otra cosa.

Fue en 1999 cuando por primera vez decidí postular a una galería de Santiago. Con esta suerte y mis ganas de seguir creando fue que me lancé a ser creadora de este concierto de colores hasta el día de hoy.

Llevo 16 años dedicada exclusivamente a crear, con ello he entendido que mi trabajo debe ayudarse de estudios, exposiciones nacionales y en el extranjero. Alrededor de mis 30 años y ya exponiendo en dos galerías de la zona alta de Santiago y con varias apariciones en exposiciones del barrio Bellavista, entré a la Asociación de Pintores y Escultores de Chile (APECH). Quedé seleccionada como la única chilena en la Muestra “Mujerheroes” en Barcelona. Después de eso no he parado.

Mi arte ha sido expuesto en muchas zonas del país, en homenajes, colectivos y concursos donde ha estado mi obra.

En el extranjero mis exposiciones más emblemáticas han sido en Barcelona y Costa Rica con “Mujerheroes”. También representé a Chile en las Olimpiadas del Arte en Croacia en 2013 y en 2014 en la II Bienal de Arte Argentino. En México, representé a Chile en la muestra colectiva “10”, en la galería Aguafuerte, en enero de 2015.

Experiencia con Fundación Chilenter

Es una gran exposición en mi currículo artístico. Para cualquier artista es un honor ser llamado a crear y que uno de los lugares elegidos para mostrar este trabajo sea la casa de Gobierno; el Palacio de La Moneda. Siento que ha sido uno de mis más grandes logros artístico, mostrarle a la Presidenta Michelle Bachelet lo que logré armar con estos residuos tecnológicos, lo que me honra y enorgullece. Esta exposición es todo lo que yo trato de transmitir al público en mi obra. Es muy importante el cuidado de la naturaleza para mí y qué mejor que hacerlo a través de una obra en que lo que se busca es crear conciencia en el reciclaje de estos elementos. Por ello, pensé en que debía crear a esta mujer que guardara en su corazón este anhelo.


Karin Barrera-Robotina y el Diente de Leon_edited

La obra: Robotina y el diente de león

Sobre el material que elegí para armar mi escultura fueron: procesadores, memorias RAM, ventiladores y disipadores. De las memorias RAM me encantaron sus colores verde y dorado. Sabía que en alguna parte de la obra las aplicaría, y se convirtieron en el cabello de mi Robotina. Los procesadores, su ropa; y en la zona de los hombros lograron darle una pose un tanto gallarda. Los ventiladores los vi e inmediatamente pensé que me servirían para emular parte de su corazón.

Mi obra en sí es un llamado a cuidar, preservar y respetar nuestro entorno natural. Es difícil para mí no ser coherente en este ámbito con mi creación y trato que, de alguna forma, los proyectos en que me comprometo tengan que ver con un poco con estos temas. La Robotina y el diente de león debía llevar en alguna parte de su cuerpo algún mensaje. Entonces, vi claramente que ese mensaje tenía que ir en el centro de su pecho, en su corazón, simbolizando todo lo que añoramos, queremos y deseamos: el dibujo de un diente de león dibujado con lápiz es un ícono que se repite en mi trabajo; es el símbolo de lo que deseamos, o anhelamos… es el recuerdo de ese juego sencillo e inocente de niños. Cuando soplábamos los dientes de león arrancados a ras de la tierra para pedir algún deseo, mis mujeres quieren de alguna forma siendo bellas y reinas de la naturaleza; arrodillarse y pedir la protección, y hacerlo humildemente ante la fuerza natural. Eso era lo que quería lograr con mi escultura, que lleva en su corazón este anhelo.

TwitterFacebookWhatsApp