13.04.2015

Pamela Galleguillos: “ADN”

TwitterFacebookWhatsApp

Pamela Galleguillos

Nací en Valparaíso, región de Valparaíso. Estudié diseño en la universidad, pero en mi ADN siempre he sido artista.
Desde pequeña estudié música, específicamente piano, en el Conservatorio de la Universidad de Chile. Por otro lado, siempre me gustó el dibujo y sobre todo los colores.
Comencé un camino de la tridimensionalidad con la escultura en arcilla, a través de ellas en forma autodidacta logré mis propios esmaltes. Es así como en la búsqueda constante de superar el nivel de la obra, descubrí el metal de bronce, con el que nuevamente se me abre otro mundo. Estudié en el taller Arte Román, con Octavio Román, escultor licenciado de la Universidad de Chile, quien me enseñó todas las técnicas de esta alta disciplina, tales como fundición en bronce a la cera perdida, talla de mármol, fundición de aluminio a la cera pérdida, piedra reconstituida y resinas. Hoy, soy socia de una Fundición Artística, donde trabajamos 3 líneas de mercado: Servicio a otros artistas, estatuaria y monumentos, clases de escultura, y obra personal.

Las obras más recientes son: Monumento Homenaje Tripulantes Goleta Ancud (300m2), Monumento en la comuna de San Ramón en bronce, Oda a La Toma La Bandera, Obra Vibración, de 4 metros en aluminio, en Alonso de Córdova, premios Banco BCI, premios Ministerio de Energía, Empresa sustentabilidad NGS, y colección personal a exponer.

En mi obra personal concibo el arte como una actitud de vida, una pasión, y un medio para mostrar los mensajes que se generan, a través de la intuición. Es una necesidad creativa, que se basa en una canalización del espíritu tomando un concepto, transformándolo en una imagen visual, para poder convertirse en un símbolo. Mi obra tiene que ver con mis vivencias que revelan un viaje desde mi mente a una forma que capta lo esencial.

Experiencia con Fundación Chilenter

María Eugenia Akel me llamó para desarrollar esta idea, ella escogió los difusores de calor hechos de aluminio y cobre. Me pidió asesoría y conectamos en la misma idea de hacer un espiral, por lo que fuimos juntas en esta aventura. Pensamos, dibujamos y llegamos a la idea de hacer un ADN, ya que la forma pura y limpia de los elementos junto a su materialidad daban el movimiento y la unidad progresiva para esta idea. Al estudiar la realización de la obra, quisimos no alterar los materiales por lo que se ocuparon barras y varillas de cobre macizo, para darle el carácter escultórico tridimensional. Se ocuparon diversas herramientas y equipos para limpiar, perforar, cortar, adosar, y dar el acabado de la obra.

Akel?Galleguillos-ADN_edited

La obra: ADN

El nombre de la obra nació originalmente de la primera idea de hacer una obra en espiral. Los disipadores de calor, se parecen al sol, nos imaginamos las galaxias en espiral, y luego se desplegó la idea de realizar dos espirales, conformando una molécula conectada con el cosmos, y el origen de la vida: la molécula de ADN, que tiene una estructura helicoidal.

Lo primero que hicimos fue seleccionar las piezas, y hacer un plano de la obra a escala. Luego arenamos a presión cada pieza para limpiarla. Luego conseguimos el pilar central de cobre, medidas de acuerdo al plano, y las varillas de cobre, que irían estructurando la forma de los helicoides, previamente hubo que hacer el cálculo de las perforaciones del pilar central. Se hicieron las perforaciones y se instalaron las varillas que fueron dimensionadas de acuerdo al plano de diseño de la escultura y se fueron insertando las piezas

El tiempo que tardamos, fue casi un mes. La obra, según María Eugenia, busca transmitir y sugerir un algo superior que gobierna la materialidad de las cosas, tal como dijo Cézanne: “El Arte debe producir la elevación del espíritu”. Para mí, ADN sugiere un camino espiritual que gobierna la materialidad, busca transmitir la belleza, el equilibrio entre ambas dimensiones.

TwitterFacebookWhatsApp